Convencidas de los Remedios Naturales

Tienes opciones alternativos para mejorar la salud.

Meryl Davids Landau November 10, 2011

For the English version of this article, click here.

Si cada vez que acudes al médico deseas que te recete un remedio alternativo en lugar de un medicamento, no estás sola. En una encuesta reciente de la revista Prevention, 84 % de ustedes, las lectoras, dijo que desearía información acerca de la medicina alternativa y complementaria (CAM, por sus siglas en inglés) directamente de su médico —porque tiene la capacidad de distinguir lo bueno de lo malo—. Afortunadamente, al intensificarse el uso de CAM en los pacientes, y con el respaldo cada vez mayor de la comunidad científica, hacia algunos de estos tratamientos (además de al menos algunas evidencias preliminares por parte de otros), los médicos convencionales se están aventurando en este escenario. Estos profesionales no están descartando lo que aprendieron en la escuela de medicina; simplemente reconocen que la sanación que incorpora lo mejor de todas las técnicas es el camino del futuro. 

Las cuatro especialistas que entrevistamos a continuación fueron educadas en las  principales escuelas de medicina y después estudiaron métodos alternativos  para expandir sus conocimientos.  Aquí te presentamos lo que inspiró su pensamiento y los remedios que sugieren para las afecciones que comúnmente aquejan a tu familia.   

CURA CON LAS MANOS
Sezelle Gereau-Haddon, doctora, 53 OTORRINOLARINGÓLOGA 


Al crecer en las Islas Vírgenes, la doctora Gereau-Haddon tuvo contacto directo con la medicina natural a través de su abuela. Pero ya como adulta, las desestimó como parte del folclore y subsecuentemente estudió medicina en Estados Unidos. Después de una década como otorrinolaringóloga y cirujana, se desilusionó con los muchos padecimientos que la medicina occidental no podía curar. También se dio cuenta de que varios pacientes niños recaían, ya sea en enfermedad o en lesiones. “Aún no habían entendido lo difícil que es curarse”, dice la doctora Gereau-Haddon. “Con esto me di cuenta del importante papel que juega la mente en la recuperación”.  Luego de estas experiencias recibió instrucción formal en medicina integradora, homeopatía, remedios herbales y prácticas directas como la terapia cráneo-sacral y reiki. Hoy en día trata a sus pacientes con una gran variedad de terapias   convencionales y no convencionales en el Centro Continuum para la Salud y el Saneamiento, ambos en la ciudad de Nueva York. Ella añade que “Creo totalmente que el hecho de tocar al paciente con las manos durante un procedimiento marca la diferencia en su curación.”

SUS MEJORES CONSEJOS

Relaja tu cabeza con un toque sutil. En lugar de usar fármacos o cirugía para tratar la sinusitis, el desorden temporomandibular o los zumbidos en el oído, la doctora Gereau-Haddon recomienda un pequeño e indoloro ajuste a los huesos del cráneo y espina dorsal mediante la terapia cráneo-sacral. Aunque se han realizado pocos estudios y no muchos seguros médicos cubren este tratamiento, la doctora Gereau-Huddon reporta que con tres o cuatro sesiones de 30  minutos, sus pacientes experimentan mejorías, y en algunos casos, llegan a una total remisión de sus síntomas. Se cree que con este método se resta presión a los nervios auditivos que se alojan en el cerebro, lo cual ayuda al líquido cefalorraquídeo a fluir.
Mejora el sueño a través de la presión. Si no puedes conciliar el sueño porque tu cabeza está atareada (o quizá tengas una sobrecarga mental), aplica una presión ligera pero firme en cualquiera de estos puntos de acupuntura para el sueño durante uno o dos minutos: la pequeña depresión que está entre tus cejas y el punto donde comienza la nariz; la depresión encima de tu pie entre el primer y el segundo dedo o en la planta de cualquiera de los pies a un tercio de la distancia  entre la punta de los dedos y el empeine de tus talones “todas tienen como fin el estimular las líneas energéticas —conocidas como meridianos en el esquema chino— que guardan relación con el sueño”, dice la doctora. 
Prueba un rociador nasal natural. La galena Gereau-Haddon lleva a sus pacientes con sinusitis por gripes por dos caminos: el sinusin es un remedio homeopático con flor de pulsatilla y varias hierbas que están altamente diluidas.  (En su forma concentrada pueden provocar los mismos síntomas que pretenden aliviar; según la teoría, al diluirse, esto se revierte). “Este método no provoca reacciones secundarias, es barato y funciona de manera inmediata, así que vale la  pena probarlo”, dice la doctora Gereau-Haddon. La segunda opción, Xlear, se elabora con xilitol, un sustituto del azúcar. En un estudio, esta sustancia mejoró las defensas antibacterianas de las células. Toma cualquiera de los dos tratamientos de dos a tres veces al día hasta que los síntomas desaparezcan; el Xlear puede ingerirse durante la época de las alergias para prevenir los síntomas. 

FUERTE CONTRA LA MENOPAUSIA  Tara Solomon, doctora, 44  GINECÓLOGA  


En el año 2002, cuando se descubrió la relación entre el reemplazo hormonal con las enfermedades del corazón, o con el cáncer de mama, las pacientes de la doctora Solomon comenzaron a pedirle alternativas holísticas. Pero a ella sólo  la habían educado para recetar medicamentos comunes dentro de instituciones tan prestigiosas como el Centro Médico Presbiteriano de Nueva York. La médica Solomon recordó que una colega manejó durante algún tiempo una tienda de  comida naturista y en muchas ocasiones comentó acerca de los beneficios de las hierbas y suplementos. Así, empezó a asistir a conferencias con el fin de mejorar su conocimiento en esta área y muy pronto comenzó a recetar remedios naturales  contra la menopausia, y después —convencida por los resultados vistos en sus pacientes— amplió sus recomendaciones para otras enfermedades que trataba. Aunado a las hormonas bioidénticas y medicinas (cuando se requieren), estos tratamientos ya forman casi el total de su práctica médica en el sur de Florida. “Ya que son terapias herbales, son más seguras que las hormonas sintéticas tradicionales”, dice.  

SUS MEJORES CONSEJOS

Baja el calor. El diindolilmetano, o DIM (un suplemento antioxidante elaborado a base de vegetales crucíferos), ayuda a disipar los calores, especialmente en mujeres con sobrepeso. Según la teoría: uno de los tres tipos de estrógeno que la mujer produce, la estrona, es generado en las células grasas, por lo tanto, las mujeres con kilos de más crean demasiados. “El DIM transforma la estrona en estradiol, una variante más débil y benéfica”, dice la doctora Solomon. “He tenido pacientes cuyos síntomas y calores han desaparecido por completo unas semanas después de comenzar este tratamiento”. Toma dos cápsulas  un par de veces al día. 
Prueba un remedio herbal como auxiliar para el sueño. “Mis pacientes de mediana edad son capaces de relajarse y dormir mejor cuando toman la hierba conocida como ashwagandha”, dice la especialista Solomon. En pruebas con  animales, la ashwagandha —que tiene una larga historia dentro de la medicina ayurvédica y que se consigue en tiendas naturistas— minimizó los efectos del estrés crónico. Mezcla 30 gotas del preparado en un vaso de agua (o toma una pastilla de acuerdo a la dosis que menciona la etiqueta) por la mañana y la tarde durante el tiempo que lo necesites. 
Lucha contra la fatiga adrenal. Los cambios hormonales de la premenopausia, así como los años acumulados de múltiples actividades, pueden lastimar tus glándulas adrenales. La mayoría de los doctores tradicionalistas no  cree esto, lo cual se documentó por primera vez hace más de 100 años, pero los médicos holísticos dicen que puede provocar cansancio extremo y la sensación de que hasta las situaciones de estrés más pequeñas te agobien. La galena Solomon  sugiere a las mujeres con estos síntomas que se hagan una prueba de sangre o saliva para revisar su cortisol. Si lo niveles se encuentran muy bajos, puedes usar un suplemento con pregnenolona, una hormona “precursora” que el cuerpo trans- forma en cortisol y otras hormonas, las cuales el cuerpo humano sano produce solo. Se puede encontrar en boticas y tiendas naturistas; toma 10 mg dos veces al día- el tomar más puede provocar sensaciones de ansiedad. 
Hazte una prueba de tiroides completa. Los mismos cambios hormonales que afectan a tus adrenales, también pueden lastimar tu tiroides, provocando problemas aun cuando las pruebas digan lo contrario. “La mayoría de los  médicos revisa la hormona estimulante completa de tiroides y la hormona tiroidal tiroxina, conocida como T4. Pero no examina la otra hormona toroidal, la triyodotironina, o T3, la cual también puede estar muy baja”, explica Solomon. Si tienes los síntomas clásicos de una tiroides perezosa, como la pérdida de cabello, aumento de peso y constipación, pide que se te realice la prueba de la hormona T3. Si está baja, la doctora Salomon recomienda tomar suplementos de T3; si tanto  la T3 como la T4 estuvieran disminuidas, sugiere el Armour Thyroid, un producto derivado de la tiroides del cerdo.  

GANÁNDOLE AL CÁNCER  Carolyn Matthews, MD, 51  GINECÓLOGA ONCÓLOGA


La doctora Matthews, quien completó su graduación en el reconocido Centro M.D. Anderson para el Cáncer, desarrolló cáncer en 1995. Hace tres años, luego de que una amiga le aconsejó revisar la sensibilidad al gluten para conocer más  sobre el déficit de atención que afectaba a su hijo Church, la médica se quedó perpleja al encontrar una relación entre el gluten (proteína almidonada que se encuentra en el trigo, centeno y la cebada) y ambos: el cáncer de tiroides y el ADD. Luego de que su hijo y ella dieran positivos en una prueba de sensibilidad al gluten, la doctora Matthews lo eliminó de sus dietas. En unos días la atención de Church mejoró y pronto dejó las medicinas. Ella atribuye al cambio en su ingesta  la evidente mejoría en sus patrones de sueño y en su apariencia. Para saber más acerca de cómo un giro en el estilo de vida afecta la salud, completó el programa del Centro de Medicina Integradora de la Universidad de Arizona (iniciado por el médico Andrew Weil) y tomó un curso de acupuntura para doctores en 2008. Recientemente fue nombrada directora de medicina integrativa en el Centro Médico Universitario Baylor en Dallas. Lo que viene: la especialista Matthews planea estudiar si los estilos de vida sanos realmente pueden prevenir el cáncer o su reincidencia. Como dice la médica, “Aunado a tratar el cáncer con quimioterapia, cirugía y radiación, yo me enfoco en lo que pudieron haber sido las causas de esta enfermedad.”

SUS MEJORES CONSEJOS

Baja tus niveles de insulina. Existe una cantidad de investigaciones que sugiere que los altos niveles de insulina en la sangre (conocida por su estrecha relación con la diabetes) también pueden permitir la proliferación de células cancerígenas en el seno y de tumores sensibles al estrógeno, al incrementar los niveles de este último. Para estabilizar la glucosa de tu torrente, evita las harinas blancas o alimentos que contengan mucha azúcar, e incrementa tu ingesta de alimentos con fibra, dice la doctora Matthews. También puedes reducir la absorción de azúcares,  minimizando así los repentinos incrementos de tus niveles de insulina, al rociar jugo de limón o vinagre balsámico en tus alimentos y consumir carbohidratos al mismo tiempo que las grasas y las proteínas. 
Bebe té verde. Cambia tu café mañanero —y tu hábito de diario de consumir refrescos— por cuatro o seis tazas de té verde tibio y sin endulzar al día. “Contiene polifenoles que promueven la apoptosis, el proceso mediante el cual la células  anormales, y potencialmente cancerígenas, mueren de manera natural”, explica. 
Toma en consideración este extraño suplemento. En investigaciones, el sulforafano, el cual encontramos en vegetales crucíferos como el brócoli y la coliflor, incrementó la producción de enzimas antioxidantes y promovió la apoptosis. “Yo tomo una dosis diaria de 30 mg”, dice. También es benéfico aumentar la ingesta de todos los demás vegetales. 
Mira más allá de tu aparato digestivo. No todas las personas que sufren de intolerancia al gluten presentan los síntomas clásicos de hinchazón, malestar estomacal y gases. En muchas mujeres, incluyendo a la doctora Matthews, la inflamación del intestino provoca que los anticuerpos ataquen erróneamente el tejido saludable en otras partes del cuerpo. Si sufres de alguna enfermedad crónica incluyendo la psoriasis, problemas de tiroides, depresión o artritis  reumatoide, consulta con un médico para que te realice un estudio sanguíneo a fin de detectar la sensibilidad al gluten, o, si lo prefieres, comienza una prueba de dos semanas eliminando el gluten para ver si tu síntomas mejoran; si es así, continúa  evitándolo.  

PIONERA DEL DOLOR  Elvira Lang, DM, 56  RADIÓLOGA


Hace 20 años, la doctora Lang empleó sedantes en el tratamiento de un paciente que sufría del desorden de estrés postraumático mediante un procedimiento médico. Cuando un empleado ofreció utilizar la hipnosis, la doctora Lang aceptó de forma dudosa, mostrándose escéptica ante el resultado. Dentro de pocos minutos, la enferma se relajó y cooperó. “Me sorprendió la efectividad de la hipnosis; me mostró un mundo completamente nuevo”, comenta; quien luego  supo que el consultorio médico u hospital es el escenario ideal para llevar acabo la hipnosis. En los años siguientes la doctora Lang, profesora de radiología en la Escuela de Medicina de Harvard, realizó pruebas a gran escala, de manera aleatoria documentando el valor de la hipnosis durante las biopsias de seno y otros procedimientos. Sus hallazgos: el hipnotizar a los pacientes justo antes  de los procedimientos resulta en una recuperación más rápida sin la necesidad de recurrir a tantas medicinas contra el dolor.  

SUS MEJORES CONSEJOS

Aliviar el dolor mediante la respiración. La próxima vez que te sometas a cirugía, utiliza esta técnica de respiración: “Cada vez que inhales, absorbe fuerza; con cada exhalación, piensa en la calma”, dice la especialista Lang. “Nota cómo cada inhalación te relaja más, y cómo en cada exhalación liberas lo que tengas que liberar”. No luches en contra de los dolores; mejor mantén tu enfoque en la respiración e imagina un paño frío en el área donde está la aflicción. Además, “Cuando un paciente se somete a un estado de concentración, su cerebro filtra el dolor que de otra manera estaría sintiendo.”
Lleva contigo a tu propio terapeuta. De manera creciente los hospitales y consultorios médicos ofrecen la hipnoterapia, así que pregunta en el tuyo. Si no, quizá puedas traer a tu propio terapeuta si avisas con tiempo. Incluso si al especialista no se le permite la entrada, obtendrás beneficios durante la relajación previa. Busca profesionales certificados en el Instituto Milton H. Erickson de la ciudad de México (www.institutoerickson.com.mx) y en la Asociación Mexicana  de Alternativas en Psicología (www.ampasi.org). Considera el uso de la hipnoterapia para otros problemas de salud. Redujo la frecuencia de calores y la severidad de la menopausia en casi un 70 % según un estudio, y en otro fue un auxiliar en el tratamiento del sobrepeso.   Reduce el estrés para incrementar la sanación. Cualquier intervención en cuerpo-mente diseñada para minimizar la ansiedad (masajes, meditación, yoga) es un auxiliar para la sanación. Esto porque todas previenen que el exceso de  hormonas del estrés detengan las funciones del sistema inmune, al hacer que el cúmulo de células sanguíneas rojas lleguen a una herida de forma más lenta. Incorpora una o varias de estas técnicas de reducción de estrés a tu rutina. 

Para más artículos en español, leas Alimentos que Te Curan y Los siete de la temporada: Ideas rápidas y frescas para preparar… Berenjena.

Free Newsletter