Alimentos Que Te Curan

¿Sabes que se puede aminorar malestares comunes con la comida que consumes a diario?

Robert Firpo-Cappiello October 6, 2011

Click here for the English version of this article.

Alivia la cefalea ocasional o la indigestión con remedios que están en tu alacena.

Gran parte de la comida que consumes a diario aporta nutrientes y otras propiedades capaces de aminorar malestares comunes. Desde el jengibre para aliviar las náuseas hasta la piña para curar la fiebre del heno, estos 17 remedios de tu cocina te harán sentir mejor rápidamente.


¿Estresada o ansiosa?

COME UN PLÁTANO

La próxima vez que estés tensa, toma una banana de tu frutero, dice Molly Kimball, dietista registrada y especialista certificada en dietética aplicada al deporte en el Ochsner’s Elmwood Fitness Center, en Nueva Orleans. Con sólo 105 calorías y 14 gramos de azúcar, esta fruta te hace sentir satisfecha, eleva ligeramente tu nivel de azúcar sanguíneo y tiene 30% de la vitamina B6 que requieres al día, incrementando la producción de serotonina en tu cerebro.


¿Presión sanguínea elevada?

TOMA UN MANOJO DE PASAS

Sesenta uvas pasa –un puño aproximadamente— contienen un gramo de fibra y 212 miligramos de potasio, ambos recomendados en la dieta Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH, por sus siglas en inglés). Numerosos estudios demuestran que los polifenoles incluidos en los alimentos derivados de la uva, tales como las pasas, el vino y el jugo, son efectivos para mantener una buena salud cardiovascular, así como para disminuir la presión sanguínea.


¿Estreñida o con gases?

CORRE POR UN YOGUR

Una taza y media de yogur con cultivos vivos (alto en bacterias benéficas para los intestinos) transporta la comida con mayor eficiencia hacia el tracto intestinal, dice un estudio de 2002 en Alimentary Pharmacology § Therapeutics. Las bacterias benéficas también mejoran la habilidad de tus intestinos para digerir las leguminosas y la lactosa proveniente de los lácteos, ambas causantes de gas, añade Kimball.


¿Propensa a los cálculos renales?

BUSCA UNOS ALBARICOQUES

Ocho mitades de albaricoques secos tienen 2 gramos de fibra, sólo 3 mg de sodio y 325 mg de potasio –los cuales evitan la acumulación de minerales en la orina y la consecuente formación de piedras de oxalato cálcico, el tipo más común de cálculos en los riñones, dice Christine Gerbstadt, dietista registrada y vocera de la Asociación Americana de Dietética.

 

¿Deprimida?

ABRE UNA LATA DE ATÚN

Una porción de 90 gramos de atún blanco enlatado contiene cerca de 800 mg de omega 3, los cuales, según investigadores, ayudan a tratar el tipo de depresión leve que te hace sentir triste o ansiosa. Los ácidos grasos en el pescado han sido aprobados por la Asociación Psiquiátrica Americana como sustancias efectivas contra los síntomas depresivos, asegura Elizabeth Somer, dietista registrada y autora de Eat Your Way to Happiness. Para elevar tu ánimo sin tener que acudir a los mariscos, come un bagel pequeño. Los 37 gramos de carbohidratos te proveerán de una dosis de serotonina para reanimarte.


¿Tienes náuseas?

BEBE UN POCO DE TÉ DE JENGIBRE

Docenas de estudios revelan que esta planta (de cucharadita en polvo a 1 cucharadita de su raíz en trozos, o una taza de té) disminuye las náuseas originadas por el movimiento o el embarazo, dice Gerbstadt. Los investigadores no saben a ciencia cierta cuáles aceites y compuestos en el jengibre suprimen esta desagradable sensación, pero su uso es seguro y no conlleva los efectos secundarios de los medicamentos de venta libre (como boca seca y somnolencia).


¿Problemas estomacales?

USA ALBAHACA EN ABUNDANCIA

Estudios sugieren que el eugenol, un componente de la albahaca, mantiene tu intestino libre de dolor, náuseas, cólicos y diarrea, al eliminar bacterias tales como la Salmonella y la Listeria. Esta sustancia tiene una propiedad antiespasmódica que previene los retortijones, asegura Mildred Mattfeldt-Berman, jefe del departamento de nutrición y dietética en la Universidad de Saint Louis, en Estados Unidos. Utiliza albahaca fresca molida en salsas y ensaladas.


¿Tos incesante?

TOMA UN POCO DE MIEL DE ALFORFÓN

En un estudio en la Universidad Estatal de Pensilvania, dos cucharaditas de miel oscura y espesa fueron más efectivas que las medicinas sin receta contra la tos al limitar la severidad y la frecuencia de ésta en los niños. Los antioxidantes en la miel y sus propiedades anti-microbianas desinflaman los tejidos de la garganta, afirma John La Puma, director de la Chef Clinic, en California.

 

 

¿Propensa a las úlceras?

PICA UN POCO DE COL

Un análisis en 2002 realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins halló que el sulforafano, un poderoso compuesto encontrado en la col, combate la H. pylori (bacteria que origina las úlceras gástrica y péptica) antes de que llegue a tu intestino, e incluso contribuye a inhibir el crecimiento de tumores gástricos. La col proporciona tres gramos de fibra y 75% del requerimiento diario de vitamina C.


¿No puedes dormir?

MASTICA UN POCO DE PAVO

Una porción de 90 gramos de esta ave contiene casi todo el triptófano (un aminoácido esencial que ayuda al cuerpo a producir melatonina y serotonina, las hormonas encargadas de regular el sueño) que necesitas al día, dice La Puma. Estudios demuestran que las personas que padecen insomnio tienen deficiencia de esta sustancia.


¿Padeces hemorroides?

COME MUCHOS HIGOS

Los tres gramos de fibra que te aportan cuatro higos secos ayudan a reblandecer las heces, evitando la reaparición de las hemorroides, dice Somer. Estos frutos también propocionan casi 5% del requerimiento diario de potasio y 10% del de manganeso.

¿Fatiga?

TOMA UN POCO DE JUGO DE NARANJA

No en vano lo incluyen en tu desayuno. La fructosa en un vaso de 120 mililitros constituye un levantón perfecto, sostiene Gerbstadt. Algunos estudios sugieren que la habilidad de la vitamina C para combatir el estrés oxidativo causado por los radicales libres brinda energía, además de que este elemento desempeña un papel crucial en el metabolismo del hierro, el cual ayuda a tu cuerpo a transportar el oxígeno energizante por el torrente sanguíneo, agrega la experta.


¿Tienes una infección por levadura?

CONSIGUE AJOS

El ajo contiene aceites esenciales capaces de inhibir el creciemiento del hongo Candida albicans, el culpable del dolor, la comezón y el flujo vaginal causado por las infecciones por levaduras, dice Gerbstadt. Pruebas recientes sugieren que el tomillo, el clavo de olor e incluso los aceites esenciales de la naranja, también son fungicidas altamente eficaces, añade. Incluye ajo en tus salsas, aderezos para ensaladas y marinadas, y verás que ahuyentas las molestias.


¿Acidez estomacal?

BEBE TÉ DE MANZANILLA

“La camomila aminora la inflamación del estómago, el gas y los espasmos”, afirma Dale Belisfield, nutrióloga registrada y experta en herbolaria, en Nueva Jersey. Remoja dos cucharaditas de la hierba en 300 mililitros de agua muy caliente por 20 minutos, cubriendo la taza para mantener los aceites esenciales en el líquido. Es probable que requieras dar sorbos a lo largo del día para un completo alivio. 

Free Newsletter